No fijar el precio de tus productos y servicios antes de lanzar tu web es pecado capital

Poner precio a tus productos y servicios

¡Internet nos ha descolocado a todos! Las cosas eran tan blanco o negro pre-web…

Ibas a tu tienda de barrio de siempre y el queso te costaba X€ el kilo/la porción/la loncha.

Ya me entiendes…

El propietario del negocio había hecho sus cálculos basándose en costes reales que tenía que pagar a final de mes, incluido su sueldo.

Pero… ¿qué hacemos con el precio de una consultoría de feng shui online?

¿Qué precio le ponemos a algo así?

¿Y a un curso de marketing digital?

¿Tenemos ya las pautas para fijar esos precios o nos los estamos sacando de las manga?

Un poco de todo.

Nadie sabe si subir el precio y luego dar descuentos o reducirlos por debajo de la competencia y que sea lo que dios quiera….

¡Menudo caos mental llevamos con la fijación de los precios en nuestros negocios digitales!

Y mira que fijar el precio de tu negocio digital no es una tontería cualquiera, ¡al contrario!

Así que, antes de abrir el telón y deslumbrar a todo el mundo con tu estupendísima página web, haz números.

Ya… prefieres que te trague la tierra.

Los que somos de la rama más creativa, los cálculos nos superan pero, inventarte una cifra a la torera, no vale.

Entonces, ¿por dónde empiezas?

Por tu valor.

No es lo que cuestas, si no lo que vales…

POMStandard | Qué precio poner online

 

¿Cuánto piensan mis clientes que valgo?

Eso, es andar sobre arenas movedizas…

¡Todos queremos pagar lo mínimo por mucho que creamos que un producto o servicio sea la reos #$@&%*!

Pues te equivocas. Te lo demostramos con el vídeo que vas a ver a continuación (está en inglés, pero te lo resumimos a continuación):

Se trata del experimento de los famosos magos estadounidenses Penn y Teller.

Los muy maquiavélicos esconden una cámara en un restaurante de lujo que se promociona ¡como el primer proveedor boutique de agua embotellada del mundo!

El maître de H2O del local presenta a los clientes una carta con 6 tipos de agua extraída de los manantiales más cristalinos del mundo. Cada botella ronda los 7€.

Como te imaginarás todo es una trola descomunal y el agua proviene de la manguera del jardín del
restaurante.

¿Compran los clientes?

Compran.

¿Qué quiere decir esto?

Quiere decir que estamos dispuestos a pagar más por un producto si nos convencen de su valor y/o si se les presenta de manera única. Si no, que se lo digan a los genios de Apple.

La cuestión es, ¿cómo sabes lo que vales?

Antes de lanzar tu negocio y con él tu página web chulísima (¡porque ya sabes que una web mediocre no te vale!), habla con tu público ideal. Pregúntales en las redes, por email, por la calle, en formato encuesta, en formato historia, dónde y como sea:

¿Qué soluciones a su problema le son imprescindibles y cuánto estaría dispuesto a pagar por ellas? Eso sí, ¡nada de desvelar que estás indagando para poner precios a tus productos y servicios!

¿Qué va a pasar si lo haces? Que el cliente se las sabe todas y va a tirar por bajo, ¿cómo no? ¿No lo harías tú también?

Pues eso.

La cantidad que obtengas es la cantidad que el mercado está dispuesta a pagar por ti.

¿Te ha dejado “frío” la estrategia de fijación de precios anterior?

¿Tú querías números y fórmulas que te dijesen cuánto debes cobrar por tus productos y servicios antes de lanzar tu nueva web y punto?

Venga va, ¡vamos a por ello!

  • Empieza por identificar tus costes fijos y variables. ¿Qué costes debes cubrir cada mes para que tu producto pueda venderse en el mercado? Internet, electricidad, alojamiento, mantenimiento de la web, precio por hora, etc. ¿Utilizas materia prima de algún tipo en tu producción? ¿Publicidad? Inclúyelas en tus costes variables que son los que están relacionados con tu cantidad de producción.
  • Ahora define tu porcentaje de utilidad deseado. ¿Cuánto quieres ganar o cuánto crees que tu producto vale? ¿Un 20% por cada producto vendido? ¿Necesitas confirmar que el precio obtenido no sea descomunal o nada realista? Mira hacia tu competencia. Pero, no mires demasiado, solo para guiarte. Tú eres tú y no hay nadie vivo que sea más tú que tú, que diría el gran Dr. Zeuss…

Y, ahí lo tienes, muy grosso modo…

Esto es lo que hacemos nosotros en POM Standard. Hemos llegado a un precio justo, para ti y para nosotros.

Precio página web 👉🏻 390€

Precio tienda online 👉🏻 790€

Si quieres demostrar lo único que eres (y cobrar adecuadamente por ello), necesitas una web chula.

Si quieres ofrecerles soluciones efectivas a tus clientes y que no se pierdan por tu web, necesitas POM Standard.

¿Te vienes a POM Standard?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

POM Standard trata tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.