Remarketing: el truco del almendruco

POM Standard | remarketing cómo se hace

¿Cuántas horas te pasas en “tareas” relacionadas con el marketing de tu negocio?

¿Las has calculado? ¿Tres a la semana? ¿Cinco? ¿Quince, si calculas la redacción y publicación de contenidos?

Sean las que sean, no son pocas. Vivimos en la época de la comunicación y el marketing social y hay que apechugar.

O no…

¿Qué nos dirías si te dijésemos que te interesa más reconectar con el cliente que ya te ha visitado anteriormente que mover cielo y tierra para encontrar caras nuevas?

¿Que no sabemos de lo que hablamos?

Pero, entonces, te diríamos que la diferencia entre la tasa de conversión del usuario que llega a tu web por primera vez y la del que repite es muy considerable.

— ¡No puede ser tan distinta! — Nos dirías tú….

Lo es: ¡un 97% más!

Las probabilidades de que el visitante que se vuelve a pasar por tu web una segunda vez lleve a cabo la acción que a ti te interesa son un 97% mayores si ya te conoce.

Intuye que tú eres la persona que puede resolver su problema y quiere confirmarlo.

Y espera porque, si consigues que esa persona se convierta en un usuario de los que repiten, está demostrado que invertirá tres veces más que el que se pasa por tu web una única vez.

No seas uno de aquellos grupos musicales que triunfan con una canción y no se les ve nunca más. Tu objetivo es hacer todo lo que esté en tus manos para que el mayor número de clientes posible regrese a tu web.

¿Cómo?

Tienes diversas estrategias, pero hoy queremos hablarte del Remarketing.

¿Qué es el remarketing y cómo vuelves a atraer al usuario que no compró en su primera visita?

El sufijo te lo dice todo.

Tu misión es conseguir que esa persona, que vamos a llamar Marta, y que te ha visitado pero no ha comprado, vuelva a pasar por tu web.

Y que compre a la segunda, tercera o cuarta visita. Y que vuelva a hacerlo, una y otra vez.

La cuestión es cómo.

Y la respuesta es: con Google AdWords y Facebook Ads, dos de las herramientas más utilizadas para recordarle a tu cliente que existes y dirigirle una vez más hacia tu web.

Las opciones de remarketing a tu disposición son casi infinitas con estas plataformas, y muy efectivas. El servicio de Custom Audiences de Facebook, por ejemplo, tiene un alcance de 300-500% en CTR o tasa de clic.

De manera muy simplista, el proceso consiste en que tú marques a Marta con una cookie y la sumes a una lista de usuarios a quienes te interesa “remarketing-ear” o repescar.

Una vez en tu lista, puedes darle instrucciones a Facebook y/o Google para que tienten a Marta de nuevo con anuncios y contenidos relevante solo para ella.

Esa es una de las grandes ventajas de las campañas de remarketing: el enfoque y la personalización.

Al contar con plataformas tan sofisticadas como Google y AdWords puedes programarlas para que la publicidad que le aparezca a Marta sea totalmente diferente a la publicidad que le aparece a Mónica, o la que le aparece a Ángeles.

Todo depende de la acción que estas usuarias tomasen en su día.

Si Marta mostró interés en tus servicios de diseño gráfico, tu remarketing deberá centrarse en ese ámbito.

Y lo mismo sucederá con Mónica, usuaria que se pasó más tiempo en tu página de servicios de copywriting, y Ángeles a quien parece ser que le interesaban tus servicios de community manager.

¿Y no se van a cansar tus usuarios de ver los dichosos anuncios una y otra vez?

Se ha demostrado que “el índice de fatiga de un anuncio en remarketing es significativamente inferior al de un anuncio pagado en display normal”. Al contrario, “la curva muestra cómo, a mayor exposición, mayor es la probabilidad relativa de conversión”.

Fascinante, ¿verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *