Por qué, cuando utilizar SEO, y dónde nos equivocamos

¡Sí, señor/a!

A veces hay que volver a lo básico.

Tanto hablar de SEO…

De rankings…

Y de cómo ser el primero ante los ojos de Google…

Que nos olvidamos la esencia de lo que estamos haciendo.

Y la esencia es esta:  (¡toma nota!)

 

La única persona o entidad a la que tienes que cautivar y persuadir en tu carrera empresarial es tu cliente

Google es el medio que te llevará hacia ese ser deseado.

Y el SEO la luz que te guiará en ese camino.

Por mucho que hablemos de Google Todopoderoso, etc… lo que no debemos perder de vista es que es nuestro cliente quien tiene el poder de hacernos conseguir nuestros sueños.

O no.

Esa es la base de todas las estrategias que empleamos para posicionarnos en Google.

Sí, todo el mundo que se precie está en Google…

Lo cual hace que Google sea una plataforma algo… “concurrida”.

De hecho, ¡es la más visitada del mundo!

Para que tu cliente ideal te encuentre en este infinito universo googeliano, hay que armarse de estrategias inteligentes de SEO.
Repetimos: inteligentes.

Sí, necesitas que te ubiquen en la famosa primera página del buscador porque si no a tu cliente le va a ser imposible encontrarte.

Pero, si esas acciones, técnicas y herramientas diseñadas conseguir tu primera posición que componen el SEO (del acrónimo inglés Search Engine Optimization U Optimización de Motores de Búsqueda) siguen las normas de antaño, te va a salir el tiro por la culata.

Porque, no olvides que antes, Google era una maquina muy poco sofisticada.

Por aquel entonces, cuando hablábamos de SEO, hablábamos primordialmente de cómo “hinchar” artificialmente nuestro contenido con palabras clave que favoreciesen nuestro posicionamiento en su ranking.

¿Que el cliente tenía que tragarse textos absurdos a rebosar de palabras clave descaradamente ubicadas en todos lados?

¡A aguantarse!

Hoy, ese tipo de SEO te lleva directo al garete.

Porque Google castiga al osado pecador que atiborra la página de palabras clave.

Y porque hemos pasado a un SEO mucho más cliente céntrico.

¡Afortunadamente!

Ahora, nuestro objetivo es encajar el contenido publicado con la intención de búsqueda del usuario.

Lo cual, subraya la importancia de escribir textos que respondan a sus preguntas…

Y textos legibles que le aporten valor…

Y genere confianza en ti.

Eso, es lo que cuenta.

 

Entonces, ¿el análisis de las palabras clave ha muerto?

No, en absoluto.

Simplemente hay que tener las miras más amplias, tener la intención de búsqueda del usuario en mente, y pensar más allá de la propia web.

Con el SEO Onsite tu objetivo es que la web esté optimizada para que Google entienda tu contenido y te sepa ubicar en una determinada posición de su ranking.

¿De qué depende su decisión?

De lo optimizadas que estén tus palabras claves…

Del formato de tus URLs…

Del tiempo de carga…

De la experiencia global del usuario…

Y, sobre todo, de su experiencia en dispositivos móviles.

Pero, Google también te estudia fuera de tu propia web.

Es lo que se conoce como Offsite SEO, y se centra en factores externos a la página web.

Factores como el número y la calidad de los enlaces…

La presencia en los medios locales…

La autoridad de tu marca…

Tu presencia en las redes sociales, etc…

Es decir: como puedes ver, las palabras clave son una (pequeña pero no por ello menos importante) parte de la estrategia de SEO del empresario/a de hoy.

 

El centro de ese juego digital es, y será siempre, el cliente.

Porque las redes sociales evolucionarán…

Google se transformará…

El marketing digital cambiará…

Pero, la persona a la que vas a tener que enamorar, cautivar y provocar confianza, va a ser tu cliente.

No lo olvides.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *