El packaging, otra herramienta valiosísima (y muy olvidada) de marketing

POMStandard | Packaging como estrategia de marketing

La mayoría de nosotros ni nos damos cuenta.

Vamos al súper a comprar cualquier cosa, y no nos percatamos del efecto que el packaging tiene sobre nosotros. 

Un buen packaging es como un imán poderosísimo que nos obliga a coger un producto.

Son los colores, la tipografía, la estética, el logo…

Un tercio de las decisiones que tomas al comprar se basan en el empaquetado. ¡Y tú sin enterarte!

Ya sé lo que estás pensando.

—¡Genial! ¡Pero yo no soy una de esas grandes marcas que venden en el súper!—

—¡Yo no puedo invertir un riñón en el packaging de mi marca!—

El packaging atractivo e inteligente ha dejado de ser opcional. Tanto si ofreces productos tangibles como digitales, tienes que invertir en packaging. Si tu oferta es digital, el packaging en forma de diseño será el elemento diferenciador de tu marca.

Siempre tendemos a pensar esto:

—Mi producto es la pera limonera. Taaaaan bueno que seguro que comienza a venderse solo. ¿Para qué necesito un envoltorio o diseño espectacular? Lo pongo a la venta y luego ya vamos viendo…—

Meeeec. Error.

Con un producto de calidad, marcas un gol pero no tienes el partido ganado. En el mercado real, tienes milésimas de segundo para captar la atención del cliente, por eso, tienes que sacar tus mejores defensas para marcar tantos goles como puedas en tiempo récord.

Uno de ellos se llama packaging. (Y ya paramos con las referencias al fútbol obviamente provocadas por el mundial en Rusia ☺).

El packaging como herramienta de atracción

Entonces, ¿qué elementos debe tener el packaging de tus productos para que atraiga al cliente en mili segundos?

Aparte de su funcionalidad (es decir, la protección, preservación de un producto y la información sobre el mismo), el packaging debe deslumbrar.

Deslumbrar. Subrayado.

Cada elemento del diseño de tu empaquetado cuenta. Empezando, evidentemente, por los colores.

La colorimetría es una estrategia visual que se utiliza desde hace décadas en todo tipo de estrategias de marketing.

Los humanos percibimos los colores cálidos (los rojos, anaranjados, amarillos, etc.) de manera físicamente distinta a como percibimos los colores fríos (azules, verdes, etc.). Nos sucede lo mismo que al observar objetos que están cerca o lejos.

¿Qué sucede al observar un color cálido o frío?

Que instintivamente sentimos la necesidad de alejarnos de los tonos fríos.

Por el contrario, nos sentimos atraídos a los tonos cálidos.

Por eso, se dice que los colores cálidos, en la zona rojiza del espectro de colores (los rojos, naranjas y amarillos) vibran, irradian, son activos, y nos provocan alegría, pasión y dinamismo.

Mientras que los colores fríos tienden a ser más pasivos y a expresar introspección, seriedad y espiritualidad.

¿No lo ves claro? ¿Dudas de que los colores puedan tener un efecto en la reacción del cliente ante tu packaging?

Te lo demuestran las grandes marcas internacionales, y cada vez un mayor número de negocios digitales.

Siempre, siempre, tienen la psicología del color muy presente en su diseño visual de marca.

De hecho, muchas de estas grandes empresas crean campañas de marketing basadas en la forma cómo percibimos los colores y cómo estos influencian en los usuarios para que terminen pulsando el botón de compra.

La siguiente historia es un ejemplo clarísimo del poder del color en el marketing:

La empresa Heinz estaba empezando a notar en sus finanzas los efectos de la concienciación generalizada sobre los efectos de alimentos poco sanos como el kétchup.

Por eso, decidieron apostar por el poder del color en su nueva campaña.

Del rojo, pasaron al verde, como puedes ver en esta imagen:

Ese pequeño cambio, además de colocarlo en todas las listas de los productos más raros del mundo, le consiguió 23 millones de dólares adicionales en ventas. Incluso tuvieron que crear turnos adicionales y trabajar las 24 horas del día, los siete días de la semana para cubrir la demanda por kétchup verde.

Con ese cambio de color, convencieron a todos esos clientes que buscaban una alternativa al kétchup de toda la vida.

Porque el verde se asocia con algo natural, con tranquilidad y suele tener un efecto calmante.

Ejemplo que demuestra también la importancia de conocer al cliente a la perfección: qué le gusta hoy y cómo va a evolucionar para adaptarse a las tendencias en el mercado.

El packaging cuenta la historia de tu marca

¿Y qué hemos dicho de contar historias?

¡Im-pres-cin-di-ble!

Te lo explicábamos en: ¿Qué quieren decir con eso de que cuenten la historia de tu marca?

Todos y cualquier elemento de tu negocio están contando tu historia.

Y el cliente desea escucharla no solo en un canal. En múltiples. Incluido tu packaging.

Al contar tu historia en el empaquetado te acercas a un cliente que no se conforma con la manera de hacer las cosas de siempre.

Los famosos millennials.

A ellos, hay que retarlos.

Como lo ha hecho la estrategia de la marca Kashi.

Sus cajas de cereal empezaron a contar historias recientemente, para fomentar una conexión más personal con el consumidor, y para resaltar su compromiso con la comida saludable y el impacto positivo que ésta tiene en el mundo.

En la caja de su cereal Kashi Organic Promise Sprouted Grains, por ejemplo, podemos leer la historia de Peggy Sutton.

Peggy produce las harinas germinadas para crear el producto.

Y en el packaging descubrimos que Peggy lleva mucho tiempo intentando descubrir la razón por la que sus antepasados vivían largas y saludables vidas.

Y cómo esta búsqueda, finalmente, la llevó al lanzamiento de su propia compañía de harina germinada.

Una llamada a la acción dirige a los lectores a KashiStories.com donde pueden ver una versión en video de la historia de Peggy.

¡Así se cuentan historias multidimensionales con el packaging!

Fascinante, ¿verdad? Y desde luego, mucho menos costoso de lo que te imaginas.

¡Tú también puedes contar tu increíble historia con tu packaging!

OJO. Como te he contado antes, el packaging no solo es algo tangible. Tu web es tu envoltorio digital.

Si no sabes por dónde empezar, en POM Standard podemos hacerle un packaging o «vestido a medida» a tu marca online en forma de diseño web de toma pan y moja.

¿Hablamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *