Tu usuario se tira de los pelos al ver estos tres errores de usabilidad en tu web

Los errores más comunes de usabilidad en tu web

Tú no vas a recordarlas…

¿Aquellas antiguas TV sin mando?

Mucho antes de nuestro tiempo.

Pero, algunos de nosotros las habíamos visto en casa de pequeños.

¡Que te tenías que levantar cada vez que querías cambiar el canal!

¿Te imaginas eso ahora?

Les daríamos un 0 de usabilidad.

Claro, solo había poquitos canales, y las opciones para cambiar eran mínimas, ¡pero eso ahora nos hubiese hecho subir paredes!

Las teles, los mandos, la cantidad de canales…

Todo eso era tecnología que nuestros padres y abuelos adoptaron en su día.

Ahora, nos sucede lo mismo con el diseño web.

Y en este caso, ¡los avances en la tecnología evolucionan a pasos agigantados!

Lo que buscas hoy en tu diseño web es que tu visitante digital no tenga que levantarse a cambiar canales.

Que no tenga que tragarse los anuncios.

Que disfrute de su experiencia de usuario al máximo.

¿Ves las analogías?

Es imperativo que la persona que llega a tu página web viva una experiencia de usuario 100% positiva.

La usabilidad, es un aspecto fundamental de esa experiencia.

Pero ¡ojo! Que como te comentábamos en ¿Qué es la experiencia de usuario y por qué debe ser espectacular? la experiencia del usuario en una web no es lo mismo que el nivel de usabilidad de esta.

“La experiencia de usuario o UX (del inglés User Experience) es la experiencia, la emoción, la intuición, la conexión y el nivel de satisfacción que un usuario vive y siente al interactuar con una web. Una experiencia de usuario positiva hace que el visitante se sienta satisfecho con la web antes, durante y después de visitarla.”

 

La usabilidad está relacionada con la eficacia del diseño, con lo fácil que es usar la web.

Si el usuario/a cumple su objetivo al entrar en tu web con facilidad y comodidad, la web es usable.

Esa usabilidad es una parte crucial de la experiencia global.

Aun y así, se cometen muchos errores.

Errores que nuestros padres y abuelos hubiesen perdonado a los fabricantes de TV sin mandos, pero nosotros no.

Nosotros somos mucho más exigentes.

Y nosotros nos tiramos de los pelos en cuanto los vivimos.

¿Cuáles son?

 

Los tres errores de usabilidad que hacen que tu usuario se tire de los pelos

 

1. Enfoque en la imagen de fondo en lugar del texto

El fondo perfecto no debe captar excesivamente la atención del lector.

No está para eso.

Si es un fondo, es un fondo.

No es una imagen héroe.

Y, como fondo, simplemente debe apoyar y resaltar el contenido, no hacer que se pierda entre rostros, ensaladas de quinua, o cordilleras nevadas.

Si la imagen no le permite leer el contenido y el usuario tiene que hacer un esfuerzo para leer, el diseño web ha fallado.

Y cuando falla el diseño web, pierdes dinero.

 

2. Demasiados campos en un formulario

Tanto si es de inscripción como si es de contacto.

Ese formulario tiene que ser lo más sencillito posible.

Tener demasiados campos en tus formularios va a matar las conversiones de tu web.

¿No nos crees?

¿Quieres obtener toda la información posible lo antes posible?

Dan Zarrela de Hubspot analizó a más de 40,000 de sus clientes y reveló que su tasa de conversión se doblaba con tan solo reducir el número de campos de formulario de cuatro a tres.

Un pequeño cambio que puede aportarte mucha mejora.

¡Hoy en día nadie quiere dedicarle ni un segundo más de lo necesario a rellenar formularios!

 

3. ¡Demasiado texto!

Lo hemos dicho varias veces.

No es cuestión de cantidad, si no de calidad.

Menos es más.

Utiliza palabras persuasivas, informativas, inteligentes.

La gente pasa por tu web a la velocidad del rayo.

En 15 segundos tienen que encontrar lo que quieren. 

Por eso, insistimos: ¡nada de bloques impenetrables de texto!

Transmite tu mensaje con eficacia.

Utiliza tus palabras para guiar y persuadir.

Y para apoyar al contenido visual en tu web.

Recuerda que el 90% de la información transmitida a nuestros cerebros es visual: Y los efectos visuales se procesan a una velocidad 60,000 veces mayor en el cerebro que el texto.

Pero, ¡cuidado! Eso no quiere decir que el texto no sea importante.

Ni mucho menos.

Pero cada palabra en tu texto tiene que estar enfocada a:

  • Provocar una respuesta emocional en tu usuario/a,
  • Guiarle por la web,
  • Informarle y
  • Persuadirle a tomar cierto tipo de acción.

¡Y eso tampoco quiere decir que tengas que atiborrar la web con demasiados elementos visuales!

¡Hay que darle espacio para respirar!

Demasiados elementos son demasiados elementos compitiendo por la atención del usuario.

Algo que solo le provoca confusión y un dolor de cabeza intenso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *