El community manager es un profesional sacado de la manga o un colaborador imprescindible

community manager

¿Te lo estás planteando?

Estás pensando en la posibilidad de contratar a un community manager para tu negocio.

Haces bien.

No, no haces bien en querer contratar a un community manager.

Haces bien en pensártelo.

Y que conste que no tenemos absolutamente nada en contra de los community managers.

Como nosotros, los diseñadores web, el community manager es un profesional que ha surgido para cubrir una serie de necesidades nuevas en el mundo del emprendimiento del siglo XXI.

Es decir, que sí, que la profesión del community manager nos la hemos sacado de la manga.

Pero ¡como a tantas otras hoy!

¡Y el gran favor que nos hacen a muchos!

Porque eso de que las redes sociales sea publicar cuatro posts de vez en cuando, ¡nada de nada!

Hay que estar al pie del cañón.

Siempre.

Repetimos, siempre.

Pero no es solo cuestión de cuándo.

Es también cuestión de qué, de dónde, y sobre todo de cómo.

Ahí, en el cómo, es precisamente donde queremos que te plantees la necesidad de contratar a un community manager.

No es que no vayas a requerir los muy útiles servicios de este profesional.

Es que antes de eso, tienes que tener tu piso en orden.

Antes de dar ese paso, hay que tener las cosas claras.

Así que, pasito a pasito.

Tu web es el activo principal de tu negocio

Imagina que llega uno/as amigo/as inesperadamente a tu casa.

Y que esta no esté para recibir visitas.

Las camas sin hacer…

Los platos sin fregar…

Trastos por todos los lados…

El baño que no funciona…

En fin, que el panorama es desolador.

¿Qué pasa?

Que por muy buenos amigo/as que sean, van a decir, ¿pero esto qué es?

Y van a empezar los rumores.

Que si algo le pasa…

Que si cómo puede ser que viva así…

Que si hay que hacer algo…

Pero, en realidad, tampoco es que te pase nada.

Simplemente, no tienes tiempo.

O no tienes ganas.

O ha llegado un punto que te has acostumbrado al desorden y a ti ni te molesta.

Lo mismo sucede con tu web.

¿Te la hiciste tú en su día?

O igual te la hizo tu sobrino que “dominaba” el tema informático.

Y poco te la has actualizado, verdad…

Con el tiempo te has acostumbrado al “desorden” y no te molesta.

Y ganas de actualizarla, pocas tienes, porque ahora vas a cien todo el día.

Lo que ocurre es que, a tus clientes, el “desorden” les dice que no prestas atención al detalle.

Que tu marca no te importa.

Y que la gestión de tu negocio, te desborda.

Además, normalmente, si no hay web no hay visión comercial clara.

A largo plazo.

Y tu trabajo en las redes sociales todo va a ser a largo plazo.

Así que, pon orden en tu casa primero.

¿Qué les ofreces?

¿Cuál es tu propuesta única de venta?

¿Coincide con lo que buscan tus clientes?

¿Qué les gusta? ¿Qué estilo? ¿Qué estética?

¿Cómo encontrarán tu web?

¿Qué encontrarán cuando lleguen a ella?

¿Cómo conseguirás sus datos?

En fin, todas esas preguntas que sabes perfectamente que debes hacerte.

¿Que ya las tienes respondidas?

¿Que tu visión comercial de al menos los próximos seis meses está más clara que el agua?

–¡Adelante!–

Llega el momento de cerrar tu estrategia de redes sociales.

¡Y quién mejor que un community manager para hacerlo!

Aquí es cuando el/la community se convierte en colaborador imprescindible

¿Has llegado a esa encrucijada en tu negocio en la que tienes que empezar a delegar para poder crecer de manera inteligente?

Entonces, ¡hazlo!

Confía en los profesionales que te quitarán de las manos todas esas tareas de promoción que están empezando a superarte…

Y que están empezando a frenar tu crecimiento.

Encuentra la persona de confianza (¡muy importante!) y trabajad juntos para pasar del mantenimiento al crecimiento inteligente.

Un community manager que sepa lo que hace te puede ayudar a:

  • Tener acceso a más personas al compartir contenido relevante y de calidad, y por tanto,
  • Captar nuevos clientes y leads de calidad,
  • Establecer un diálogo con tus clientes sobre tu marca/producto/servicio,
  • Aumentar la visibilidad y notoriedad de tu marca,
  • Dar a conocer tu filosofía y valores,
  • Ayudarte a identificar posibles oportunidades de negocio,
  • Construir tu reputación online,
  • Gestionar crisis si las hubiese,
  • Y, sobre todo, tu community manager te puede ayudar a incrementar tus ventas a corto y a largo plazo según tus estrategias en las redes.

Así que, ya sabes. Hay que seguir estos pasos:

Primero limpias la casa, es decir, tu Web (algo con lo que el equipo de POM Standard puede echarte una mano).

Y una vez esta sea espectacular, inteligente y funcional, entonces, llamas a tu community manager favorito.

¡Y a comerte el mundo!

¡Tu primera parada es POM Standard!

¡Te esperamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *