El checklist definitivo para crear contenido de valor para tus clientes

Cómo crear contenido de calidad

Contenido de valor.

La frasecilla mágica en las redes.

Todo el mundo está con el “contenido de valor” en la boca.

Pero ¿qué quieren decir con eso?

¿Qué se entiende por valor?

¿Cuándo sabemos si el contenido que escribimos y publicamos tiene valor para nuestro/as clientes y seguidores?

¿Qué tipo de valor?

Es que, si no lo aclaramos, al final va a pasar lo que pasa con tantas otras palabrejas que flotan por la red: que acaban por perder su significado.

¿Qué es contenido de valor, entonces?

Es el que reúne cuatro características fundamentales:

  1. Contenido localizable
  2. Contenido legible
  3. Contenido accionable
  4. Contenido compartible

¿Cómo consigues esa creme de la creme del contenido?

Siguiendo los pasos en el checklist que compartimos a continuación.

 

Pasos para crear contenido de valor

 

1. Contenido localizable

A no ser que envíes tu contenido directamente a tus lectores por correo, lo más probable es que tengan que encontrarlo en internet.

Ahí es donde el SEO te puede ayudar.

(¡Sí! ¡El SEO sigue vivo pero como hemos explicado ya en muchos otros artículos sobre este tema, está en evolución constante).

Y sí, las palabras clave siguen siendo importantes.

Eso sí, sin exceso y muy humanizadas.

En tu página web, puedes utilizar una etiqueta H1 y varias etiquetas H2 para ayudar a Google a clasificarte…

Y para dividir tu texto en bloques legibles.

No te olvides de los metadatos: el título, las palabras clave y la etiqueta de descripción.

Cuanto más alimentes a Google, más fácil y rápida tu elección.

Los enlaces a otras páginas siguen siendo importantes porque hacen que los bots de Google le asignen mayor valor a tu contenido.

Así que, incluye enlaces a otras páginas…

E intenta que otras páginas incluyan enlaces hacia la tuya.

¡Y por favor, no pases de las etiquetas alt en tus fotos!

¡Que todo el mundo pasa de etiquetar las imágenes!

Y recuerda que no es cuestión de poner solo palabras clave, sino de describir lo que sucede en la imagen y resaltar tu contenido.

Por ejemplo, si tienes una imagen de alguien corriendo con unos calcetines especializados para runners, la etiqueta alt podría ser algo como: «Joven y atlética mujer corriendo por un valle con calcetines especializados para alto rendimiento RD Socks”.

 

2. Contenido legible

Importantísimo.

Han encontrado tu contenido, pero ¿está a la altura?

Ya no te hablamos ni siquiera de la calidad del contenido…

O del “valor” que le aporta a nivel de originalidad y calidad.

Te hablamos de algo tan básico como la legibilidad.

¿Se puede leer tu contenido fácilmente?

¿Tus párrafos son cortos y digeribles?

¿O se te va un poco la mano al escribir tus frases?

¡Tienes que ser explícito y breve!

¡Al grano!

Y sobre todo, sigue la regla de tres: no compongas párrafos de más de tres frases, y no pongas más de tres párrafos bajo un único encabezado.

Divide el texto empleando viñetas y listas numeradas ya que se consumen rápidamente.

Y, sobre todo, crea contenido comprensible.

Si ves que estás hablando de un tema de alto nivel:

  • Ofrécele contexto y
  • Busca un formato visual que le permita consumirlo con facilidad.

Una infografía, por ejemplo.

Explícaselo claramente en formato vídeo, o audio, o lo que se te dé mejor.

Pero ¡cuidado!

Que eso no quiere decir hablar de manera condescendiente a tus clientes potenciales.

Eso, simplemente, quiere decir facilitarles la lectura en un medio muy propicio a las distracciones.

Y hablarles como a ello/as les gusta que les hablen.

 

3. Contenido accionable

Te pasas todas esas horas creando contenido, la pregunta es ¿para qué?

Sí, para enamorar.

Para crear comunidad.

Para que confíen en ti, en tu talento y en tu profesionalidad.

Para que Google te encuentre.

Pero, eso, a (más o menos) largo plazo, tiene que aportarte unos resultados.

Por eso, tu contenido tiene que ser accionable.

Y con ello queremos decir, tiene que llevar al cliente a tomar una acción.

Tu función es:

  • Decirle qué acción quieres que tomen
  • Ofrecerles un enlace que le lleve a tomar esa acción
  • Dejar muy claro qué beneficios le va a aportar tomar esa acción.

 

4. Contenido compartible

Los humanos somos animales sociales.

Lo que a Marta le gusta, puedes estar seguro de que va a despertar interés en otro/s también.

Por eso, tu contenido debe provocar tal respuesta emocional en tus lectores que se vean obligados a correr la voz.

¿Cómo?

Polariza.

Expresa tu opinión.

Transgrede.

Sé tú.

Dales una razón para compartir.

Y pídeles que lo hagan.

Pónselo fácil, eso sí.

¡Y verás a qué velocidad corre ese contenido de valor por internet!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *