A partir de hoy tienes una nueva mejor amiga: la humilde página de contacto de tu web

Razones por las que necesitas un formulario de contacto en tu página web

¿A que te chirría un montón cuando encuentras el producto/servicio que te interesa en una web, pero no ves la manera de ponerte en contacto con ello/as para resolver tus dudas por ningún lado?

Te entendemos perfectamente.

A nosotro/as, como diseñadores de páginas web, nos entran sudores al verlo.

Es horrible.

Porque esa web de partida tiene dos problemas muy importantes:

  • Como cliente potencial, a ti no te debería quedar ninguna duda sobre sus productos/servicios.
  • Y te tendría que resultar facilísimo ponerte en contacto con ello/as.

¿Cómo se resuelve el primero?

Con una web que anticipe tus dudas y tus objeciones.

Y para eso está el copy y el diseño inteligente.

El segundo, como te imaginarás, se resuelve con algo tan sencillo como una clarísima página de contacto.

Algo fundamental tanto para el cliente que llega a una web, como para el propietario/a de esta.

 

¿De qué le sirve a tu cliente potencial tu formulario de contacto?

Obviamente, para contactarte en caso de duda, problema, queja, feedback, alabanza, etc…

No olvides que, a la mayoría de los usuario/as de hoy, les resulta mucho más cómodo ponerse en contacto a través de email que coger el móvil y llamarte.

La llamada suele ser el último recurso si tú has pasado de responder por email de manera ágil y rápida.

¿Y no puedo darles mi dirección de correo y punto?

Pues, mejor No.

Porque la dirección de correo se pierde fácilmente entre tanto texto.

Ofrecerle un formulario claro con una llamada a la acción obvia es facilitarle un proceso del cual tú vas a salir beneficiado/a.

¿Para qué complicarle las cosas cuando las cosas ya son suficientemente complicadas?

 

¿De qué te sirve a ti tu formulario de contacto?

El humilde formulario de contacto, a ti, te sirve para automatizar tu negocio.

¿No es infinitamente más sencillo gestionar mensajes que llamadas?

¿No te ahorra muchísimo tiempo?

Pues eso.

Porque una llamada la vas a tener que contestar al momento, hagas lo que hagas. 

¿Qué pasa si no la contestas? 

Puedes haber perdido un cliente. 

¡Qué dramáticos, POM Standard! ¡Es solo cuestión de llamarlo/a de vuelta!

Ya, pero ¿tú sabes si esa persona seguirá interesada? ¿Si habrá encontrado una alternativa a tu oferta? ¿Si estará disponible?

Con el formulario, además, recibes la información de una persona potencialmente interesada en tus productos/servicios a quien podrás añadir a tu lista de leads y contactos.

Y eso es oro.

Y lo sabes.

Sabes que tener los datos de clientes potenciales que se ponen en contacto contigo de manera voluntaria significa tener mucho trabajo hecho.

No tienes que salir a buscarlos.

No tienes que pagar por publicidad en Facebook o en Google.

Ello/as se acercan a ti.

Quieren saber más de ti.

Están pensando en comprar de ti.

Tal vez no hoy.

Tal vez no mañana.

Pero, posiblemente, pronto.

Por eso, tienes que ponérselo todo lo fácil que puedas.

No les hagas perderse por tu web.

Indícales cómo comunicarse contigo con toda la claridad del mundo.

 

¿Dónde debes ubicar el formulario de contacto en tu página web?

Lo puedes ubicar en diferentes partes de tu web:

  1. En POM Standard siempre creamos una página exclusiva de CONTACTO que aparece claramente en el menú superior de todas nuestras webs. Así, en cuanto llega el cliente potencial, sabe hacia dónde dirigirse sin ningún problema, si lo que quiere es comunicarte contigo.
  2. Puedes incorporarlo también en el sidebar del resto de páginas o categorías para que siempre esté visible y el usuario pueda rellenarlo en cualquier momento.
  3. También puedes colocarlo en la parte izquierda que, según los mapas de calor, es la zona en la que más se fija el usuario.
  4. Incluso puedes ubicarlo en el pie de página.

 

¿Y qué elementos debe incorporar el formulario de contacto de tu web? 

Pues debe reunir los elementos justos.

Ni muchos ni pocos.

El nombre, el correo electrónico del usuario, espacio para su mensaje y un botón de enviar que se identifique correctamente.

Y normalmente, esos elementos son suficientes, aunque depende un poco de cada negocio.

Si le abrumas con demasiadas cajitas, lo/la vas a asustar y cansar.

Si vendes distintos productos o servicios, puedes incluir una pestaña para que seleccione a qué categoría o producto corresponde su duda.

Y punto.

Asegúrate de que el diseño de tu formulario de contacto encaje con el del resto de la web, que tenga un fondo claro fácilmente visible y legible, y que sea responsive adaptado a todo tipo de dispositivos.

Así debe ser tu nueva mejor amiga.

¡Verás lo bien que te trata!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *