Atención al nuevo panorama social en 2019: ¡IG y LKD dominan!

¿Has oído hablar de la campaña #deletefacebook (borra Facebook)?

¿No?

Pues, aunque ahora mismo se encuentra en uno de sus puntos de menor intensidad en Twitter, el hashtag fue tendencia a principios del 2018 cuando se descubrió que Zuckerberg había vendido los datos de sus usuarios y estos se habían utilizado para influir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos a favor de Donald Trump.

La reacción fue espectacular.

En Reddit esta conversación sobre el tema recibió 120.000 votos de apoyo y 7.000 comentarios en menos de 24 horas.

A Zuckerberg se le había visto el plumero. Por fin.

Pero, la pregunta es, ¿por qué nos sorprende?

Todos sabemos que Facebook recoge una infinidad de datos sobre nuestra identidad.

Y todos sabemos que los utiliza para identificar nuestras preferencias y hábitos de consumo.

Y que, claro, no se va a quedar ahí la cosa.

No se va a limitar a emplear nuestros datos en su propio algoritmo y en su propia plataforma, que ya tiene su inri.

Si puede llegar a influir en la dirección que toma la historia y agrandar sus arcas, ¿por qué no?

Porque él sabe perfectamente que, como bien dijo la escritora estadounidense C. J. Cherryh, “el comercio no trata sobre mercancías, trata sobre información. Las mercancías se sientan en el almacén hasta que la información las mueve”.

Esa debe ser su lógica…

Vamos, decimos nosotros.

Pero, esa lógica le está costando caro.

Esa lógica le está costando la desconfianza de sus usuarios.

Usuario que, ahora mismo, sino está pensando en #DeleteFacebook, sí que mira más allá de esta plataforma.

¿Hacia dónde?

Hacia LinkedIn e Instagram.

¿Más de lo mismo?

Posiblemente.

Pero, por el momento, parece que preferimos la seriedad de la primera y la estética de la segunda.

LinkedIn mantiene la confianza del usuario

Parece ser que, por fin, hemos dejado de considerar a LinkedIn como un mero CV online.

Ahora, los más de 500 millones de usuarios que nos movemos por esta plataforma, confiamos en ella por la calidad de su conversación.

Aquí no hay fotos de nuestro cuñado en Punta Cana que husmear…

Ni comentarios políticamente incorrectos que nos horroricen y/o entretengan…

Por aquí se mueven más de 61 millones de “decisión-makers” de nivel senior, contribuyendo a conversaciones profesionales.

Tanto ell@s como nosotr@s confiamos ahora en LinkedIn para encontrar contenido valioso y relevante.

Ni esta gente ni nosotr@s estamos allí para encontrar retos de Buzzfeed (al estilo de “A qué personaje de Juego de Tronos te pareces”), fotos de bodas o memes de moda.

Todos estamos en LinkedIn para buscar contenido que nos ayude a mejorar nuestra forma de emprender.

Estamos allí para encontrar contactos profesionales.

Para crear conexiones que perduren.

Para aumentar nuestra visibilidad y presencia.

Algo que, en Facebook cuesta cada vez más tiempo y dinero.

Así que, en 2019, tómate a LinkedIn muy en serio. Piensa que:

  • De los 2.000 millones de milenarios en el mundo 87 millones están en LinkedIn.
  • Es el canal favorito de empresarios B2B: el 94% de ell@s lo utilizan para compartir su contenido.
  • El 91% de los empresarios consideran a LinkedIn como su plataforma favorita para encontrar contenido de calidad.
  • El 80% de los leads obtenidos por empresas B2B provienen de LinkedIn, a diferencia de Twitter (13%) y Facebook (7%). (Fuente)

¿E Instagram?

Instagram, mola más

Ya, sabemos que “molar” no es un concepto nada objetivo.

Pero, es cierto que el feeling que nos provoca una plataforma concreta nos hace sentirnos más o menos a gusto en ella.

Además de la estética más trabajada de Instagram (¡no nos digas que el mundo no se ve más bonito con sus filtros!), está el problema de los trolls.

Algo que ni Facebook ni Twitter han sabido controlar demasiado bien.

Instagram, por otro lado, ya sea por pura suerte o por diseño, parece haber desarrollado una comunidad más positiva.

Es como si Instagram fuese una dimensión repleta de colores y buen rollo.

Mientras que las otras plataformas, son como el lado oscuro de la luna.

Más o menos.

Y no solo eso.

A nivel empresarial, Instagram está empezando a ofrecer posibilidades muy importantes para ti.

Tienes usuarios mucho más activos que en otras redes sociales.

Instagram es una red social que focaliza su éxito en el uso del smartphone. Esto aumenta las posibilidades de comunicación directa con tu cliente.

Si el vídeo y las imágenes son el centro de tu estrategia, tienes que estar en Instagram.

Puedes contar con un perfil de empresa en una plataforma que se ha consolidado como un importante canal de ventas y promoción. Tienes a tu disposición, un paquete de herramientas para empresas que te ayudarán a exprimir al máximo las posibilidades de esta red.

Y si aún te sigue interesando trabajar con Facebook, no olvides que las dos redes son parientes y puedes compartir los mensajes en las dos redes sociales.

 

Empieza el año.

Tienes tiempo.

Estudia tus pasos.

Tus estrategias.

Tus movimientos.

Pero, no olvides las predicciones en este artículo.

En 2019 puede que te interese apostar por una alternativa a Facebook. Si es así: LinkedIn e Instagram.

¿Por qué no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *