Compartimos las técnicas de diseñador para gestionar “Inspiration overload”

gestionar informacion

Es una verdadera avalancha informativa.

Una marea despiadada de correos electrónicos, notificaciones, WhatsApps, Snaps, sugerencias, inspiración…

Nos entra por todos lados y nos arrastra con ella…

Y cuando no lo hace, la buscamos nosotros desesperadamente…

Queremos mantenernos informados

Queremos inspirarnos

Queremos tener la convicción de que estamos al día…

De poder hacer mejor nuestro trabajo…

Para ser más listos que los otros…

Para que nuestros clientes nos quieran más…

Para que nos encuentren en Google

¡Lo que sea!

Pero, lo cierto es que nuestro cerebro está a capacidad máxima.

A tope.

Al máximo.

Que no, ¡que lo decimos muy en serio!

Y ese volumen interminable de información e inspiración, y la constante interrupción de nuestro trabajo, está afectando nuestra capacidad de funcionar.

Nuestro bienestar.

Nuestra habilidad para tomar decisiones, innovar y trabajar de manera productiva.

Según un estudio nos cuesta unos 25 minutos regresar a la tarea que hacíamos una vez nos interrumpe un email.

¿Te pasa?

¡A nosotros muchísimo!

¡Además es que no das abasto!

Y eso, según un equipo de científicos, el hecho de no poder procesar información tal y como nos llega, también nos genera estrés.

Porque sabes que existe la expectativa personal y social de que, tienes que responder a cada mensaje tal y como llega.

Algo que es agotador y desmoralizante.

La autora Linda Stone, ha llamado este estado mental en el que vivimos «atención parcial continua«. Y Linda cree que ahora incluso existe lo que ella ha acuñado como “apnea del correo electrónico»: ¡la suspensión inconsciente de la respiración regular y constante cuando las personas abordamos nuestro correo electrónico!

¡No veas!

Y para más inri, algunos incluso dicen que la implacable cascada de información reduce la inteligencia de las personas.

Hace unos años, un estudio de Hewlett-Packard concluyó que el coeficiente de inteligencia de aquellos que nos dedicamos a labores relacionadas con el procesamiento de conocimiento, al ser constantemente distraídos por correos, textos, llamadas y demás,  descendió un promedio de 10 puntos.

El doble de la disminución registrada por aquellos que fuman marihuana habitualmente.

¡Menudo panorama!

Y luego está el polo opuesto.

Mucho/as, en lugar de sentirse abrumado/as por el torrente de información, se sienten “extasiados”.

Se sienten [¡música de terror, por favor!]… “adictos” a la información.

Según una encuesta de AOL realizada en 2008 a 4.000 usuarios de correo electrónico en los Estados Unidos, el 46% estaba «enganchado» al correo electrónico.

Casi el 60% de todos los encuestados revisaban su inbox en el baño…

El 15% en la iglesia…

Y el 11% ocultaba el hecho de que lo hacía secretamente sin que se enterase su cónyuge u otro miembro de la familia.

La musa de la inspiración se ha convertido en un monstruo aterrador.

Sin embargo, querido/as amigo/as de POM Standard, hay esperanza.

Y tiene un nombre.

Se llama Gestión.

Cómo gestionar la musa de la inspiración en una sociedad saturada de información

Pero, antes de gestionarla, tienes que poder identificarla.

No va a ser fácil.

La pobre, estará perdida en ese océano de información en el que nadas.

O no.

Puede que simplemente se encuentre en el parque de tu barrio.

O en una isla del Caribe.

O en la mirada de un niño.

Steven Johnson, autor de  “De dónde provienen las buenas ideas” comparte en su libro la historia de Bill Gates.

Parece ser que Bill se organiza vacaciones anuales de lectura.

Porque puede ☺

A lo largo del año, Gates va recopilando libros, artículos y otros materiales inspiradores.

Durante una o dos semanas los procesa por lotes.

«Al comprimir la ingesta en cuestión de días, le da a las nuevas ideas oportunidades adicionales de conectarse entre sí, por la sencilla razón de que es más fácil recordar algo que leyó ayer que recordar algo que leyó hace seis meses«.

«El azar favorece a la mente conectada», afirma Johnson.

Pero, si no tienes dos semanas como Gates, empieza anotando lo que te inspira y los temas sobre los que quieres mantenerte informado.

No pienses solo en quién eres ahora.

Piensa en quién quieres ser.

¿Qué quieres aprender?

¿Hay algo en lo que te gustaría mejorar?

¿Hay algún hobby que te gustaría explorar?

Tampoco dejes que la inspiración se limite a la labor que tú haces en tu trabajo diario.

Las mejores ideas a menudo vienen de fuera de tu sector.

Para nosotros, como diseñadores, escritores, gerentes y seres humanos con intereses fuera del trabajo, la lista es bastante larga:

  • UX
  • Diseño visual
  • El pensamiento de diseño
  • Gestión de liderazgo
  • Eventos actuales
  • Música
  • Espectáculos en directo
  • Gadgets y tecnología
  • Diseño de interiores
  • Vida minimalista
  • Viajes
  • Crecimiento personal

¡Casi nada!

Ante una lista tan extensa, ¿qué haces?

De nuevo, gestionas la entrada de información sobre estos temas.

¿Cómo?

Le das la vuelta a la tortilla, coges la paella por el mango y utilizas la Tecnología para gestionar tu inspiración.

¿Por ejemplo?

Ahora mismo, seguramente tienes una herramienta maravillosa de gestión de información delante de ti y ni siquiera te das cuenta.

Tu navegador.

Los marcadores y pestañas en tu navegador.

Gestionando marcadores en tu navegador

Clasifica tus webs preferidas en una carpeta.

O guarda tus pestañas en una extensión de Chrome como OneTab o Toby.

Ideal para activar un montón de webs inspiradores sin tener que utilizar demasiadas pestañas del navegador.

Luego hay nuevas extensiones de Chrome como Panda y Muzli que te presentan una gran variedad de información e inspiración al abrir una nueva pestaña.

Tienes nuevas ideas organizadas para ti a lo largo de la jornada laboral.

inspiración diseño web

O incluso tienes Apps que te permiten archivar la información que encuentras para leer cuando te convenga.

Como Evernote.

O Instapaper.

O Pocket.

¿Y hay algo para controlar el flujo de información en las redes sociales?

Sí, los agregadores de redes sociales.

Tweetdeck, por ejemplo.

Plataformas como estas te organizan el flujo interminable de información proveniente de las redes.

¿Qué te sigue superando toda esta información?

Pues, sal.

A la calle.

Respira el aire puro.

Viaja.

Vive.

Esa va a ser tu mejor inspiración.

Garantizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *